Finalmente, vuelvo a escribir sobre mi país, Ecuador.


Estreme Conseguenze sufrió las consecuencias de la pandemia y tuvimos que estar desconectados durante mucho, mucho tiempo.


Seguimos enfrentando problemas diarios para publicar, pero somos fuertes, seguimos luchando.
A pesar de ello, no he dejado de sentir, en mi corazón, el sufrimiento por lo que está pasando en mi Patria


Ahora vuelvo a intentar que mi voz se escuche más fuerte que antes para intentar apoyar a mis compatriotas en la reconstrucción de la Patria Grande


Nuestra Asambleista, la Doctora Esther Cuesta, me habló una vez más, me dio algunos datos importantes sobre lo que ha pasado y está pasando en Ecuador


El primer dato alarmante es que ha muerto aproximadamente el 0,218% de la población.


Se estima que 17’510.643 (Instituto Nacional de Estadísticas y Censos) seres humanos en el mundo, podemos llamarnos ecuatorianos. 38.225 compatriotas, seres humanos, ya no están, según los datos de muertes en exceso presentados por el Registro Civil del Ecuador hasta el 15 de noviembre de este año, el Covid19 se los ha llevado.

Gracias Lenin Moreno. Lograste matar con Covid19 mucho más y mucho más rápido que con la policía y el ejército en octubre de 2019.


¡Los números oficiales son muy diferentes! El gobierno de Lenin Moreno declara 13.358 muertos hasta la fecha, 28/11/2020.


¿Por qué esta diferencia? La Asambleista Esther Cuesta explica que, al inicio de la pandemia, se registraron muertes por neumonía u otras causas porque el país no contaba con pruebas suficientes para hacerlos a los muertos.


“Creo que, aparte del hecho obvio de que si no hay suficientes pruebas, es mejor reservar las existentes para los vivos, ha habido mucha mala fe en el manejo de la pandemia.


Al mismo tiempo, recordemos, el gobierno de Lenin Moreno prefirió pagar la deuda pública externa en lugar de usar esos recursos para comprar insumos hospitalarios.


La edad promedio de los ecuatorianos es de unos 27 años, somos un pueblo de jóvenes, por eso podemos contagiarnos y sanarnos y nuestros ancianos, a quienes contagiamos volviendo a casa, tanto peor, no parece que al gobierno de Moreno le interese. Esta fue la politica del gobierno Moreno.


En definitiva, favorecer la economía en detrimento de la salud, haciendo creer que contagiarse y enfermarse de joven significa vacunarse. Lo importante es seguir trabajando, generar ganancias para las grandes empresas cuyos dueños, sin embargo, trabajan desde sus casas, de manera segura”.


La Asambleista Esther Cuesta es una persona capaz, logra comunicar cifras y datos aterradores para la humanidad, con una voz firme y clara y confirma esta situación con palabras firmes.

PUBBLICITÀ


Pero, ¿qué podemos hacer nosotros, el pueblo ecuatoriano, para recuperar nuestro país? La Asambleista Esther Cuesta da una respuesta clara a esta pregunta.


“En febrero de 2021, en el secreto de las urnas votamos por un gobierno empático, capaz y que trabaje para garantizar la vida, la salud. por un gobierno que tenga como prioridad el ser humano, que sepa atesorar la lección de esta pandemia.


Necesitamos tener un servicio de salud pública que funcione.
Recordemos que durante los diez años del gobierno de Rafael Correa, el servicio público de salud había incrementado el número de camas, acercándolo mucho a las cantidades recomendadas por la OMS, construyendo también grandes hospitales, lo que faltaba en el pais.


Sin embargo, construir y poner a disposición hospitales es un trabajo largo y complejo, que no se puede completar en diez años.


Evidentemente, este crecimiento fue interrumpido por el gobierno de Moreno a favor de la sanidad privada, donde la salud depende del cupo de la tarjeta de crédito.


También hay que agregar que la gestión de los hospitales públicos se ha repartido entre personas cercanas al gobierno de Moreno, obviamente sin concurso de méritos.


¡Y estas personas, que ahora administran la salud pública, no tienen la capacidad ni el conocimiento para hacerlo!  Se repartieron la salud de los ciudadanos solo como un botín político.


¿Cómo podemos cambiar las cosas en Ecuador viviendo en Italia, España, Alemania, Bélgica, si somos migrantes? El tema, la Asambleista Esther Cuesta lo tiene muy claro


 Durante esta crisis, los países de la Unión Europea han ayudado a sus habitantes (no solo a sus ciudadanos, han ayudado a todos los que estaban en su territorio, a vivir y trabajar) también económicamente, aunque con todos los límites del caso.


Esto ha permitido afrontar la pandemia con mayor dignidad y mayor cuidado.


En Ecuador, por otro lado, la opción era arriesgarse a enfermarse y salir o quedarse en casa y correr el riesgo de morir de hambre, porque, sin trabajar, las familias no tenemos recursos para alimentar a sus hijos.


Necesitamos un gobierno que aprenda de estos hechos y sepa cómo cambiar las cosas


¡Ecuatorianos! Recuerden lo que pasó – Nadie puede evitar que la naturaleza cree pandemias u otros desastres naturales, pero podemos tener un gobierno que sepa preparar las condiciones para enfrentar estos eventos con humanidad y que sepa proteger la vida y, al mismo tiempo, la economía de las personas.


Recuerden compatriotas en febrero de 2021. Necesitamos urgentemente un gobierno progresista, necesitamos la Revolución Ciudadana”.


Hasta la victoria, siempre.